Un niño y un bebé están en terapia intensiva luego de comer un budín con drogas que iba al penal de Ezeiza

Los menores de 6 años y 20 meses consumieron los alimentos que habían recibido de caridad.

Por Micaela Cendra

Los menores sufrieron una “intoxicación medicamentosa”

El 2 de octubre pasado dos menores ingresaron a la guardia del hospital de Ezeiza con una “intoxicación medicamentosa”. El resultado de este diagnóstico se reveló luego de que se confirmaran que habían ingerido un budín repleto de drogas. Ahora ambos nenes están en terapia intensiva.

En la reconstrucción de los hechos se indica que todo comenzó cuando un remisero recibió el llamado de una mujer donde le pedía un auto que primero debería acercarse a Liniers para agarrar un pedido y luego llevarlo frente al penal de Ezeiza donde dos personas lo recibirían.

Ante un momento difícil del país el hombre aceptó el viaje ya que era bastante la plata la que iba a recibir, pero nunca pensó la historia que tenía detrás. La mujer y el remisero se encontraron en el barrio porteño y ella le entregó un paquete que contenía budínes y milanesas.

Partió rumbo al penal donde había estarían dos personas que serían las encargadas de recibir el paquete para luego llevárselo al hijo de la mujer que estaba preso: “Le explicó que debía entregarle la comida a su nuera Laura y a César, el de la parrilla, en proximidades de la cárcel”.

Después de un largo trayecto el remisero llegó al punto de encuentro, pero no había nadie. Estuvo unos minutos más hasta que llamó a su jefe para ver qué hacía: “El hombre le respondió que se lleve su comida a su casa, que era perecedero y que no era su culpa que nadie retirara el pedido; y él se fue”, indicaron fuentes policiales.

Cuando el hombre llegó a su casa su esposa agarró el paquete y pensó que esa comida debería ser donada a una familia de la zona que era muy humilde. Con la decisión tomada, agarró las milanesas y el budín y se los llevó a su vecina que es una abuela que vive con sus dos nietos y su hijo.

Muy contentos por lo que recibieron los dos menores aprovecharon la merienda para comer el budín. Horas después comenzó el verdadero problema, se sentían mal.

En la causa se constata que ambos nenes estaban afectados y en principio la familia creyó que era un budín en mal estado, pero se enteraron de la verdad cuando debieron trasladarlos al hospital.

Ese 2 de octubre los chicos y la abuela ingresaron a la guardia del hospital de Ezeiza con un diagnóstico de “intoxicación medicamentosa” y quedaron en terapia intensiva.

Tras varios análisis descubrieron que tenían en el cuerpo benzodiacepinas, una droga que “se utilizan para tratar la ansiedad, insomnio y convulsiones”.

Horas más tarde la mujer que le encargó el traslado del paquete llamó al remisero para ver qué había sucedido con la comida y allí le confirmó que lo regaló ya que nadie se había presentado en el lugar.

“Estás loco. Ese budín estaba lleno de plata”, le respondió la mujer desesperado. Aun así la comida no contenía plata, si no drogas.

Compruebe también

RUTA 2 KM 40: UN CAMIONERO PERDIÓ EL CONTROL DEL VEHÍCULO, UNA VICTIMA FATAL

RUTA 2 KM 40: UN CAMIONERO PERDIÓ EL CONTROL DEL VEHÍCULO, UNA VICTIMA FATAL

Un camión se cruzó de carril en la Ruta 2, a la altura del kilómetro …

Asesinaron de un tiro en la cabeza a un joven de 20 años en un boliche de San Justo

Asesinaron de un tiro en la cabeza a un joven de 20 años en un boliche de San Justo

Un joven de 20 años fue asesinado de un disparo en la cabeza en un …

Dejanos tu comentario